Este sitio utiliza cookies técnicas, analíticas y de terceros.
Al continuar navegando, acepta el uso de cookies.

Preferencias cookies

10 DE FEBRERO DE – 20° ANIVERSARIO DEL DÍA DEL RECUERDO PARA LAS VÍCTIMAS DE LAS “FOIBE”

giorno_del_ricordo

Hace 20 años se aprobó la Ley 92/2004, que instituyó el Día de la Memoria el 10 de febrero de cada año, para no olvidar a todas las víctimas de las “foibe”, el éxodo de istrianos, fiumanos y dálmatas de sus tierras.

En este día, la Embajada de Italia, cercana a la comunidad juliana en Uruguay, quiere recordar los trágicos sucesos ocurridos en la zona fronteriza nororiental de Venezia Giulia y Dalmacia durante e inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial.

En los dos años que siguieron a la ocupación nazi de Venezia Giulia tras el armisticio del 8 de septiembre de 1943, los partisanos yugoslavos llevaron a cabo incursiones para conquistar la región. Con la derrota alemana en 1945, logrado este objetivo, Venezia Giulia e Istria fueron ocupadas por el ejército comunista del mariscal yugoslavo Josip Broz «Tito», que permitió la persecución y el abuso de los italianos residentes en la región, considerados potenciales o supuestos opositores o enemigos de su régimen. La violencia del régimen comunista de Tito se abatió sobre los militares, los fascistas y, sobre todo, sobre la población civil que se oponía a la anexión a Yugoslavia y a la dictadura comunista, hasta llegar a una auténtica «limpieza étnica»: nuestros compatriotas fueron sometidos a hambre y vejaciones en campos de prisioneros o arrojados a las “foibe”, profundos desfiladeros kársticos de Venezia Giulia, sin juicio previo. Entre 6.000 y 9.000 italianos encontraron la muerte, según una estimación aún aproximada. A esta masacre siguió el éxodo juliano-dálmata, con la emigración forzosa de su patria de entre 250.000 y 300.000 italianos.

¿Por qué el 10 de febrero? El 10 de febrero de 1947 se firmó el Tratado de Paz de París, que confirmaba la anexión a Yugoslavia de casi la totalidad de Venezia Giulia y Zara, ya ocupadas militarmente. Este Tratado preveía el Territorio Libre de Trieste bajo el control de las Naciones Unidas. Posteriormente, el T.L.T. se dividió en dos partes: la Zona A (actual provincia de Trieste) bajo un gobierno militar aliado y la Zona B (noroeste de Istria) bajo administración militar yugoslava.

El Día de la Memoria sigue siendo esencial para recordar a las víctimas de la masacre y el éxodo forzoso, y para estimular la reflexión sobre las consecuencias de las ideologías nacionalistas llevadas al extremo. La respuesta debe ser un compromiso cada vez más firme hacia la inclusión y la cooperación entre las personas y los pueblos.